© X + Living

La librería Chongqing Zhongshuge parece sacada de un cuadro de Escher. Todo es a lo grande: su superficie ocupa más de 3.300 metros cuadrados y está poblada por libros desde el suelo hasta el techo, a los cuales se accede por las escaleras laberínticas que la han hecho famosa.

Más de 33 millones de personas viven en Chongqing (China), la ciudad que más crece del mundo. Pero, desde hace un par de meses, la urbe, plagada de luces y rascacielos, es noticia por algo más que por sus espectaculares cifras: la inauguración de la librería Chongqing Zhongshuge.

El juego visual que se crea entre la multitud de ejemplares y los espejos del techo da lugar a delirantes composiciones, una sensación que mantiene su magia en la colorida área para niños.
Esperamos que esta librería, el espacio en sí, haga sentir a los lectores como si estuvieran fuera, en la encantadora ciudad. Para ilustrar esta visión, elegimos las escaleras, que creemos que es un elemento apropiado. La hemos transformado en un cuerpo funcional complejo, que sirve tanto para ser pisada como para funcionar de estante”, explica a Traveler.es Li Xiang, diseñador jefe del estudio encargado del proyecto, X + Living.
 “Chongqing Zhongshuge saluda a los visitantes con una simple fachada de vidrio cubierta de texto. Una vez dentro, se encuentran ‘estanterías en forma de pantalla de lámpara’ dispersas por todo el vestíbulo, de color marrón oscuro”.

“Los visitantes pueden sentir como si estuvieran en un estudio privado, brillante y acogedor, cuando leen bajo la cálida luz. En una esquina del vestíbulo con forma de pantalla de lámpara hay un corredor de lectura tranquilo, con estanterías que se extienden por el pasillo. Las estanterías se reflejan en el suelo y forman un túnel de libros que invita a los visitantes a adentrarse en él tanto física como mentalmente”.

Vestíbulo de la librería, con estanterías con forma de pantalla de lámpara.

“En la otra esquina del vestíbulo está la sala de lectura para niños, donde las estanterías de colores simulan el paisaje, los edificios y el transporte de Chongqing. Los pequeños pueden sentirse como en la encantadora ciudad de Chongqing mientras leen en esta sala”.

“Más abajo, tras el pasillo y la sala de lectura de los niños, se encuentra la sala principal, un hall-escalera en el que este elemento sirve también como estantería, y el espejo en el techo duplica el tamaño del ya de por sí asombroso espacio. El lugar permite a los visitantes descansar en los escalones y sumergirse en libros y pensamientos”.

“Por encima del hall-escalera hay una zona de ocio, donde los visitantes pueden disfrutar del aroma del café o el sabor de un buen té y adentrarse en un mundo tranquilo hecho de muchas historias leyendo. Las estanterías en forma de pantalla de lámpara de alrededor crean cabinas dispersas en este área, en la que los visitantes pueden reunirse con amigos para divertirse leyendo y disfrutar de su tiempo libre”.

La zona de ocio.

“Conectado a la zona de ocio, se encuentra la amplia sala de lectura, donde se hallan las grandes obras y los visitantes pueden ampliar su visión y enriquecer su mundo espiritual. La librería Zhongshuge es un buen lugar para leer libros, comprender la vida y conocer a otros. Esperamos que los visitantes no solo puedan leer libros buenos y nuevos, sino también encontrarse con amigos de los mismos intereses” culminan sus creadores.

Este último aspecto, sin duda, no puede recrearse en una librería online, la forma de negocio dominante en estos tiempos. “En efecto -admite Xiang a Traveler.es-, ahora vivimos en un mundo dominado por las compras en línea, y es, literalmente, mucho más conveniente. Sin embargo, creemos que debe haber espacios físicos donde los consumidores puedan disfrutar de una experiencia fantástica que nunca podrán tener a través de internet”.

El espejo del techo multiplica el espacio hasta el infinito.

 

 

 

 

 

Fuente

«Como entrar en un cuadro de Escher: así es la librería más espectacular del mundo». en Traveler.es.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here