El festival Ambulante desde la edición de este 2020, Ambulante en Casa nos trae el documental Disparando a la Mafia, de la cineasta británica Kim Longinotto, el cual es narrando desde la propia voz de la fotógrafa documental Letizia Battaglia (Palermo, 1935) quién nos cuenta sobre su vida, acerca de la fotografía, del amor y del dolor que ha cobijado a Palermo debido al sometimiento que han padecido mediante los horrores que ha desatado por décadas la mafia italiana.

Letizia Battaglia

El trabajo que hace Kim Longinotto, caracterizado por develar en sus filmes situaciones de violencia, opresión o discriminación que viven las mujeres alrededor del mundo hace un retrato entrañable sobre Letizia Battaglia, ya que muestra a una mujer que sufrió el yugo de un padre que decidió sobre su vida, una mujer que batalló para encontrarse a sí misma y por lo tanto a su profesión.

Una mujer que cuenta sobre las maravillas de su maternidad y el sufrimiento paralelo de un matrimonio que no funcionó, pero también el de una mujer que a lo largo de los años nunca se ha rendido, que se sigue enamorando aunque declare que el amor es una tomada de pelo. Una mujer que cree fielmente en su libertad, misma que la mantiene segura y fuerte.

Letizia comenzó a los 40 años  en el mundo de la fotografía periodística,  cuando llegó a trabajar al diario L’Ora. Entre risas cuenta que lo hizo en un veraniego mes de agosto de temporada vacacional, por lo que sabía que le darían el trabajo. Empezó a hacer de todo un poco, escribiendo notas y haciendo algunas fotografías, no obstante fue ahí, en la práctica diaria donde se dio cuenta que su pasión real estaba en tomar fotografías y no tanto en redactar las noticias. La fotógrafa recuerda la primera vez que le tocó fotografiar un homicidio, tenía pocos días trabajando en el diario L’Ora y hasta el día de hoy, esa imagen no se borra de su mente.

El trabajo fotográfico de Battaglia permite al espectador sumergirse en su mirada y de ver una realidad llena de dolor y dificultades. Muestra a la ciudad de Palermo, víctima de la mafia italiana, ciudad manchada de corrupción y tráfico de drogas. En sus fotografías está cada rincón de la ciudad donde vemos rostros de niños a los que les han robado la inocencia, anteponiéndoles el caos y  una marginalidad casi palpable en cada una de las imágenes.

Battaglia a lo largo del documental expone el dolor que le causa la fotografía cuando está plagada de violencia. Nos cuenta cómo las fotografías que más le han dañado han sido justo las que no ha hecho, porque vivió momentos de terror que congelaron esas ganas de documentar lo que estaba sucediendo; como fue el caso del asesinato de Giovanni Falcone y su esposa, o dos meses después con la explosión que causó la muerte de Paolo Borsellino. Figuras púbicas de la vida política siciliana, que lucharon por un cambio profundo en Palermo, con quién ella convivió y creó lazos, ya que también tuvo un tiempo en que se interesó por la vida política y de la cual tomó partido.

El documental Disparando contra la Mafia es una especie de retrato panorámico que por dentro construye micro-retratos sobre una mujer que a lo largo de sus 84 años retrata un contexto que condicionó del alguna forma su modo de vida. Una mujer incasable que reflexiona sobre el papel de la fotografía documental  y cuestiona hasta dónde la realidad debe contarse y cómo debe hacerse.

Un trabajo audiovisual exhaustivo que pone de manifiesto sin sabores que nos hacen recordar desde lo social, los errores que producimos sin cesar como humanidad, desde cualquier lugar del mundo, que develan la corta memoria colectiva que tenemos, donde el terror y la injusticia prevalecen hoy por hoy desde cualquier geografía.

Kim Longinotto

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here