La obra del artista español José Luis Sánchez es un jugar continuo entre retratos imaginarios y montajes fotográficos. Juega con las sensaciones, las técnicas, los rostros, las texturas, la política, los trazos y los colores. Es disfrute, asombro y sátira. Hay un trabajo arduo detrás de cada obra, pero lo más importante, hay ansia, deseo de creación.

Nos cuenta que su inspiración, en el caso de que exista, viene de la manía de leer, antes que dibujante o pintor, soy lector, olvidadizo pero lector. Escarbo en la basura y en los tesoros literarios desde pequeño y es quizá el medio que me ha hecho lo que soy, por encima de la pintura, que no es más que una consecuencia de lo leído.

Cada uno de mis retratos imaginarios, tienen una historia detrás que va creciendo conforme añado los trazos que lo conforma.  Trabajo con una idea preconcebida, pero es la propia imagen la que poco a poco se construye a sí misma hasta que queda plasmada en su totalidad, a veces la primera idea nada tiene que ver con el resultado final. Me interesa más el proceso creativo que el resultado final, algo compartido con muchos creadores,  es en ese momento cuando uno es dueño de su obra, ya terminada, tengo la sensación de que no me pertenece.

Sus personajes son fantásticos en el más amplio sentido de la palabra. Hay una marca profunda en ellos, los observamos y creemos estar frente a una creación viva, escrutándonos. Casi se puede palpar la suavidad o lo áspero de su piel, se puede imaginar su olor o los movimientos que tendrían una Griselda o Anastasia al caminar por una época sin tiempo definido.

José Luis también presenta una obra donde desarrolla una crítica a personajes de la política española e internacional. Transmiten el disfrute por el derecho al pataleo, llevado a cabo extraordinariamente. En sus rostros está dibujado el cinismo, lo inhumano o la corrupción. Sobre ellos nos relata: respecto a los montajes fotográficos o collages que representan tantos personajes siniestros podrían ser un chiste momentáneo, de peor o mejor gusto, más o menos artístico, algo que puede desvanecerse enseguida. Pero en su conjunto forman parte de una realidad política y social que nos atañe a todos. Es el trabajo que más me enfada y a la vez me divierte. Un ajuste de cuentas que algunos pensarán sin sentido porque la batalla está perdida de antemano, pero el placer del derecho al pataleo no me lo va a quitar nadie.

Los dejamos con una breve muestra de su obra.

 

PARTE I: Retratos imaginarios

Ani la Memento

Brujas

La princesa egipcia

Griselda y Anastasia

Laura

La muñeca vestida de azul

La Pantocrátor

 

PARTE II: Montajes fotográficos

Quintillizas

Donald y Putin

Peñamierda

Person of the year

 

 

Facebook: José Luis Sánchez. Perfil personal del autor, donde podrán conocer más de su obra

 

Compartir
Artículo anteriorAsalto fallido
Artículo siguienteEl hechizo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here