La carencia de salas que distribuyan la totalidad de películas que se generan en los países, fue el tema que expuso el productor de cine de origen uruguayo, Sandino Saravia, dentro de la “Mesa de último minuto: Germinando en arena”, realizada durante el Festival Internacional de Cine en Guadalajara en su edición 34 (FICG 34).

En la charla que moderó el argentino y director de cine, Patrice Vivancos; se discutió  la distribución cinematográfica, misma que Saravia lamentó fuera insuficiente.

“Hay un estado general de la distribución del cine en el mundo. Se están haciendo muchísimas más películas de las que se hacían hace 10 años y eso también lo vuelve imposible. En México se hacen 160 películas al año y más de cien en los demás países”, dijo.

El productor de “Roma” (2019), mencionó que las pocas salas que existen son de carácter comercial, lo que impide que los espectadores se enteren de otras cintas. “La gente no tiene donde ver cine, y sino tiene la posibilidad de ver otra cara, no lo va a hacer. Tenemos salas comerciales y en la mayoría está Spiderman; eso es lo que va a consumir la audiencia. En México, por ejemplo; tienen la Cineteca Nacional que tuvo a 1 millón 300 mil espectadores el año pasado. Son de los pocos lugares abiertos al público que promueven el cine”, lamentó.

Sandino Saravia habló, además, de las dificultades de evolucionar en el mundo cinematográfico al provenir de un país pequeño al que describió como carente de producción de filmes, hasta hace algunos años.

“Nacer y crecer en un país pequeño donde el cine era casi inexistente, nos hizo convertirnos en especialistas para generar fondos internacionales. No había oportunidad de hacer películas sin una coproducción internacional”.
Para el productor uruguayo, el haber llegado a México le abrió un mundo de oportunidades en la producción de cine, por lo que “Un monstruo en mi cabeza” (2014) fue su primera cinta sin necesidad de una coproducción internacional.

“Hay películas que tienen un actor de distinto país de origen a los demás, y ahí se notan estas coproducciones. Ahora, no hay excusa para esto, pues México tiene una cantidad impresionante de apoyos cinematográficos”, señaló.

Finalmente Saravia habló de las plataformas streaming, a las que describió como una buena estrategia para el desarrollo del cine, como fue el caso de Roma, de Alfonso Cuarón, que se realizó y distribuyó gracias a Netflix.
Entre las películas que ha producido Saravia, se encuentran: Pájaros de verano (2015), Roma (2019) y Divino amor de máscara (2019).

 

Fuente y fotografías: Prensa FICG.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here