Falta poco para los Oscar 2019, la premiación con mayor marketing en la industria del cine. Aprovechamos esto para hablar de Pájaros de verano, la cinta latinoamericana que junto a Roma está preseleccionada para el premio a Mejor Película Extranjera.

Un total de 87 películas se presentaron para el Oscar de habla extranjera en esta edición. Las nueve preseleccionadas son Roma (México), Pájaros de verano (Colombia), The Guilty (Dinamarca), Obra sin autor (Alemania), Un asunto de familia (Japón), Ayka (Kazajstán), Cafarnaúm (Líbano), Cold War (Polonia) y Burning (Corea del Sur).

Pájaros de verano (2018), película colombiana dirigida por Ciro Guerra Cristina Gallego, está basada en una historia real que explica el origen del narcotráfico en Colombia, situada en los años 70 cuando la juventud norteamericana abraza la cultura hippie y con ella a la marihuana.

La trama cuenta la historia de Úrsula (Carmiña Martínez) y su familia: Zaida (Natalia Reyes), su hija y Rafael (José Guillermo Acosta), su yerno. Del tío de Rafael y de su mejor amigo. De unos gringos que llegaron a La Guajira con los Cuerpos de Paz de John F. Kennedy, y cómo Rafael les vendió unos cuántos kilos de la hierba para poder comprar los chivos que pidió Úrsula para darle a Zaida como esposa.

«Cuenta la historia cómo Rafael terminó siendo el intermediario entre los productores, un familiar que tiene hectáreas de la Sierra Nevada llenas de marihuana, y los distribuidores estadounidense. Lo que al principio eran unos cuantos kilos, se convirtió en avionetas repletas de cargamento que llegarían hasta Estados Unidos» (Builes, 2018).

Guerra-Gallego y El abrazo de la serpiente

Pájaros de verano es el regreso de Ciro Guerra y Cristina Gallego al cine después del éxito de El abrazo de la serpiente (2015), cinta que fue nominada al Oscar como mejor película de habla no inglesa. La película se inspira en los relatos de viaje del etnógrafo alemán Theodor (Theo) Koch-Grünberg y del botánico norteamericano Richard Evans (Evan) Schultes.

La película aborda cuatro formas diferentes de «neocolonización», cuyos mecanismos y condiciones difieren de los del pasado: la explotación cauchera en el Amazonas, la religión y las sectas, la violencia del Estado nacional y, por último, pero no menos importante, el discurso científico a través de la etnografía de principios de siglo. Pero el film no establece una mirada de victimización del nativo del Amazonas. Al contrario, ofrece una perspectiva compleja en la que se muestran los prejuicios desde todas las miradas participantes (Imaginario, 2018).

Pájaros de verano (2018), a diferencia de El abrazo de la serpiente deja a un lado el viaje astral, cósmico, cuasi-religioso, para concentrarse en las penurias terrenales de la tribu que está al centro del relato (Paz, 2018). Además, esta obra hace que la mujer participe de la narración de la historia del narcotráfico, no como espectadora u objeto, sino como protagonista.

 

Bibliografía

Builes, C. (2018). «Pájaros de verano: traficar en tierras ancestrales». En El Espectador.

Imaginario, A. (2018). «Película El abrazo de la serpiente de Ciro Guerra». En Cultura Genial.

Paz, R. (2018). «Pájaros de berano: la transformación del ritual». En Forbes México.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here