Fotografía: Gustavo Alfonzo

Christine Vachon, productora de películas como “Boys don’t cry” (1999), “I’m not there” (2007) y “Carol” (2015), ofreció una master class como parte de las actividades del Festival Internacional de Cine en Guadalajara en su edición 34 (FICG34).

“Lo importante de los festivales es que son para las películas no comerciales, para que se den a conocer”, mencionó la productora Christine Vachon en su charla moderada por el cineasta y programador Wieland Speck, quien le entregó además el Premio Maguey Trayectoria que se otorga dentro del FICG34.

Vachon aprovechó para hablar sobre cómo la temática queer entró a la industria hace ya casi tres décadas. “Los 90 fue la década donde empezamos a tener más contenido queer que se comercializaba, empezó a ser más fácil para la audiencia aceptar temas LGBTI”, mencionó Vachon.

Christine Vachon dialogó con el público presente mediante una serie de preguntas, y los temas que más le apasionaron fueron el cómo y porqué se hizo productora, así como el porqué los estudios empezaron a producir películas queer.

“Decidí ser productora porque cuando estás estudiando cine en la universidad todos quieren ser directores. Yo trabajé en una serie de películas, era responsable de la vida de la película, de la post producción entre otras cosas y eso me interesó mucho. Yo no tuve mentor en aquel entonces, no había muchas mujeres que tú pudieras ver como una guía”, contó Christine.

También ahondó en las razones por las que los estudios empezaron a producir películas con temáticas de diversidad sexual. “Creo que el motivo de que los estudios estén produciendo películas queer, no es por ganar dinero si no porque los públicos están dejando en claro que son más abiertos y los estudios se dan cuenta de ello” dijo Christine.

La productora abordó igualmente un tema omnipresente en todas las conversaciones sobre cine: el streaming, y cómo, en este caso, Netflix ha tomado el lugar de la producción de las películas, por encima de los grandes estudios.

Fotografía: Prensa FICG

“Estamos en una época donde debemos reconocer que la creación del contenido es esencial, por ejemplo, la producción de películas para servicios de streaming; es muy interesante cómo se maneja allá afuera y cómo en el medio puede llegar a afectar la historia”, apunto Christine.

En cuanto al futuro del cine con los servicios streaming y si es bueno darle una oportunidad, Christine opinó que “es otra oportunidad, sé qué hay mucha discusión sobre el futuro del cine y del impacto que tendrá Netflix”.

«Cada película tiene su propia personalidad», finalizó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here