Un encuentro pendiente con Marguerite Yourcenar en Petite Plaisance

0
A mi hija Emilia, en libertad Llego a Maine con retraso. Debo todavía atravesar la zona boscosa hasta llegar a su casa. Me esperaban después de almorzar, para que viera el jardín en todo su...

Film

0
Una joven dama argentina casada se halla con un mexicano licenciado en abogacía. Tienen un hijito y una mansión en ciudad de México. Ella era cancionista de tangos hasta que se produjo su enlace,...

Tinta china

0
En la China hay dragones rojos que bailan alrededor de farolas encendidas. Los príncipes y las princesas obedecen los mandatos de sus padres, los emperadores, que siempre son anticuados, caprichosos y déspotas. Las mucamas...

Caminata

0
No encontró ya qué juntar en el pequeño espacio que la rodeaba. Era la última noche allí, sin pena. El exiguo departamento no mostraba nada de acogedor. Nunca lo había tenido. Y menos ahora...

Muecas de mano

0
Piedritas en la mano. Apretadas las piedritas. En mano las tenía. A las piedras las juntaba y apretaba. Curitas vendía. Estaban sucias, pude verlas. No le compré: nunca le compro a ninguna gitana. Pero...

Clase de teatro

0
-Una de las dos historias que hay que contar debe ser real y la otra inventada. Tienen diez minutos, mínimo. ¿Empezás? “Bueno, primera historia: -Se remonta a muchos años atrás. Yo estaba en la facultad y...

La corriente

0
Una anciana baja al pavimento y vuelve a subir a la vereda, sosteniéndose en un Ford Falcon bordó estacionado sobre J. A. Pacheco de Melo (y casi avenida Pueyrredón). El semáforo está descompuesto. Muchos...

De la saliva y su relación con algunas cosas

0
Sí, es la palabra y no el tema. La palabra saliva es chocante, porque no es técnica. Pene es chocante pero es técnica. La palabra saliva ya produce una sensación, no definitivamente de asco...

«Libritos», un relato de la escritora argentina Genoveva Arcaute

0
Llegué al parque cansada. Apoyé el bolso y miré a los perros que se echaron sin más miramientos. Me senté, en el borde del escalón que rodea la fuente seca y saqué el libro...

Las “Mujeres” de Eduardo Galeano: de lo último que escribió antes de su muerte

0
Eduardo Galeano nos dejó hace cinco años, cuando él tenía 74 años y nosotros, sus lectores, seguíamos deseando que nos arropara con su memoria del fuego. Su nombre y su obra nos recuerdan la...

Tendencias del momento