Como ya lo había hecho con Roma, ahora Guillermo del Toro muestra su apreciación de The Irishman.

Guillermo del Toro hace de Twitter una medio más a su disposición, lo convierte en una forma de dar a conocer sus ideas de manera efectiva. Si lo publicara en un artículo serían muchas menos las personas que lo leerían, al realizar su reseña crítica a modo de comentarios en Twitter hace que sus lectores sigan cada una de sus ideas.

 A continuación los dejamos con sus ideas:

Primero, la película se conecta con la naturaleza epitafial de Barry Lyndon (1975, Stanley Kubrick). Se trata de vidas que iban y venían, con toda su confusión, todo su drama, violencia, ruido y pérdida … y cómo se desvanecen invariablemente, al igual que todos nosotros …

“Fue en el reinado de George III que vivieron los personajes antes mencionados vivieron una lucha: buenos o malos, guapos o feos, ricos o pobres, todos son iguales ahora “.

Todos seremos traicionados y revelados por el tiempo, humillados por nuestros cuerpos, despojados de nuestro orgullo.

La película es un mausoleo de mitos: un monumento funerario que puede aplastar los huesos debajo de él. El granito está destinado a durar pero aún nos convertimos en polvo en su interior.

Es el anti “My Way” (canción tocada en todas las bodas de gángsters del mundo). Lamenta que hayan tenido más que unos pocos. El camino no se puede deshacer y al final todos enfrentamos el equilibrio. Incluso el recurso de voz en off hace que De Niro se quede sin sentido.

Recuerdo que, en un documental sobre Rick Rubin, se explicó cómo Johnny Cash cantando “Hurt” (habiendo vivido, perdido, ido al infierno y de regreso) le dio una dimensión que no podría tener en la voz de un joven Trent Reznor. (a pesar de haberla compuesto). Esta película es así.

Scorsese comenzó de la mano con Schrader (Paul Schrader, guionista), como hombres jóvenes, buscando a (Robert) Bresson. Esta película transformó todos los mitos de gángsters en arrepentimiento. Vives esta película. Nunca va por lo ‘sexy’ de la violencia. Nunca por el espectáculo. Y sin embargo, es espectacularmente cinematográfica.

La película tiene el sentimiento inexorable de una crucifixión, desde el punto de vista de Judas. Cada estación de la cruz está impregnada de humor y un sentido de banalidad y futilidad. Los personajes se presentan con sus epitafios emergentes superpuestos en la pantalla: “Así es como mueren”.

Nunca pensé que vería una película en la que tomara partido por Jimmy Hoffa, pero lo hice, tal vez porque, al final, él, al igual que los Kennedy, representó también el final de una majestuosa época de postguerra en Estados Unidos.

(Joe) Pesci supremamente minimalista. Maestro. Es como un agujero negro, un imán de planetas, materia oscura. De Niro siempre me ha fascinado cuando interpreta personajes que están golpeando por encima de su verdadero peso, o inteligencia, por eso lo amo tanto en Jackie Brown (1997, Tarantino).

Una conexión interesante entre estos personajes: Pesci, que ha interpretado al monstruo maquiavélico, recupera una inocencia senil, un olvido benigno y el personaje de De Niro, que ha operado en un vacío moral, gana la conciencia suficiente para sentir una amarga soledad.

Creo que se gana mucho si hacemos una referencia cruzada de nuestras transgresiones con cómo nos sentiremos en los últimos tres minutos de nuestra vida, cuando todo quede claro: recordamos nuestras traiciones, nuestras gracias salvadoras y nuestra insignificancia final. Esta película me dio ese sentimiento.

Esta película necesita tiempo, debe procesarse como un verdadero duelo. Aparecerá por etapas … Creo que la mayor parte de su poder se hundirá con el tiempo, y provocará un verdadero entendimiento. Una obra maestra. El corolario perfecto de Goodfellas y Casino.

Veela en un cine. Esta película languideció desarrollada en bóvedas de estudio durante tanto tiempo… tenerla aquí, ahora, es un milagro. Y, por cierto, son las 3 horas más rápidas que he visto en un cine. No te lo pierdas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here