Para platicar sobre la realidad de lo que se vive en México y los retos del rodaje de la película “Noche de Fuego”, la producción de la cinta ofreció una Master Class, dentro de la edición 36 del Festival Internacional de Cine en Guadalajara. Los productores Jim Stark y Nicolás Celis, así como Jennifer Clement, autora del libro de donde se basa esta película, hablaron sobre la árdua labor de pasar una gran historia del texto a un filme.

“Fue un proceso de 10 años de investigación el que se llevó a cabo para escribir la obra”, dijo Jennifer Clement, autora del libro “Ladydi”, de donde encontraron inspiración para contar una historia universal que sacude mentes.

Foto: Lucía Ges

La autora se sometió a peligrosas situaciones durante la investigación en las que entrevistó a mujeres que estaban sufriendo la pérdida de sus hijas en el estado de Guerrero y gracias a este sentimiento de indignación se dio cuenta de que iba por el camino correcto.

Jim Stark fue quien presentó por primera vez la novela escrita por Jennifer a Nicolás Celis, con quien trabajó en conjunto para conseguir los derechos de la obra y llevarla a la pantalla grande con ayuda de Tatiana Huezo, directora de la película.

Jennifer Clement, foto: Lucía Ges

El proceso del casting, dirigido por Tatiana Huezo, se realizó un año antes del rodaje del filme, en donde se encontraban en busca de un elenco lo más real posible, querían personas que se sintieran identificadas a la historia y lo más cercanas a la realidad.

Al finalizar, se encontraban con personas que no tenían experiencia alguna en actuación, las cuales, no leyeron ningún tipo de guión en el rodaje, sino que la misma directora, Tatiana, les iba dando la pauta sobre lo que pasaría en cada escena, consiguiendo diálogos y sentimientos de manera natural, sin ningún tipo de preparación previa.

Nicolás Celis, foto: Lucía Ges

Encontrar el lugar perfecto para el rodaje fue un trabajo difícil, pues debido a los temas que se tocan en la película, no querían exponer a ningún miembro del equipo, por lo que se decidió que no se grabaría en Guerrero como originalmente se plantea en la novela, sino en la comunidad de Neblinas, Hidalgo, locación descubierta por la directora Tatiana.

“Me gusta hacer películas baratas porque es más fácil conseguir dinero. Prefiero tener poco dinero y mucha creatividad con pocas restricciones”, dijo Jim Stark.

Añadieron que el rodaje fue un proceso difícil, debido a que se encontraban en un monte en el que no había señal de celular ni Internet, además de que se tuvieron que instalar en la viviendas de la misma comunidad, gracias a esto se convirtieron en la mayor fuente de ingresos en la comunidad durante el rodaje.

Jim Stark, foto: Lucía Ges

El proceso de adaptar la novela a la película fue difícil debido a que a Jennifer no le gusta victimizar a sus personajes, ni tampoco explotarlos hasta llegar a violentarlos o sexualizarlos, y ese fue el reto por los temas tan crudos que se tocan en la obra. Fue así que surgió un trabajo en conjunto entre Jennifer y Tatiana para contar algo tan trágico a través de la poesía.

“Noche de Fuego” fue presentada este año en la edición 74 del Festival de Cannes donde recibió una gran ovación donde el público se puso de pie para aplaudir durante 10 minutos, lo que causó que plataformas como Netflix voltearan su mirada al filme para agregarla a su catálogo muy pronto.

“Nos encontramos trabajando para distribuir la película en lugares donde no hay cines”, explicó Nicolás Celis.

Los involucrados en el proyecto quieren dejar al espectador pensando, pero sobre todo, que se sientan identificados y que sea accesible para todas las comunidades.

Boletín Prensa FICG 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here