Margo Glantz recibe Medalla Carlos Fuentes. FIL 35. Foto: Erandi Medina

Con la naturalidad que la caracteriza Margo Glantz, conversó con la escritora Gabriela Jáuregui previo a la entrega de la Medalla Carlos Fuentes que cada año otorga la Feria Internacional del Libro de Guadalajara a personajes destacados en el panorama literario. Este 2021, el galardón distingue a la prolífica escritora mexicana, quien leyó un texto en relación a la novela Aura de Carlos Fuentes.

Glantz versó sobre lo sobrenatural y el erotismo en la literatura, especialmente encarnados en la figura del vampiro, haciendo una revisión de las connotaciones que ha tenido dicha figura en distintos momentos de la literatura universal. Byron, Poe, Le Fanu son mencionados por Glantz como tratantantes de los temas que rodean al vampirismo: la posesión del cuerpo, la vida eterna, la condición de nosferatu.

La escritora identifica al vampiro mayormente con lo masculino, hace un análisis de la figura de la bruja, relacionada con lo femenino: la hechicera, el hada y bruja; y de la conjunción de ambos, el pacto con el diablo, la cópula los cuerpos. Margo Glantz cita en su texto a Octavio Paz: “El horror engendra la hermosura”.

La novela Aura, en su tiempo, reveló la ambigüedad entre los diferentes sexos, y deja abierta la puerta a las muchas categorías actuales dentro de la sexualidad. En 1978, Glantz analizó Aura en uno de sus textos y encuentra ahora, al paso del tiempo, que muchos de sus planteamientos aún siguen vigentes, por ejemplo, la exploración de los personajes femeninos sombríos y la ambigüedad del cuerpo y del sexo.


Con sentido de humor, Margo propone ser entrevistada por Jáuregui “para ver qué va a contestar”, y es en realidad un comentario amplio por parte de la escritora, sobre su libro El rastro que plantea dos vertientes del erotismo, el carnal y el místico, el amor violento y la aceptación de la sumisión en el sexo. Pero, por otro lado, trata también del erotismo místico, el acercamiento al ideal a través del martirio del cuerpo, y señala “el erotismo no debe perder el cuerpo”. En El rastro, incluye elementos de otros contextos, por ejemplo, la escritura académica y la convierte en narrativa, e incluso tópicos científicos, temas de la cultura popular y notas periodísticas; y lo reconoce como una autobiografía literaria por incluir las cosas que son importantes para ella dentro de la tradición literaria.

 Recuerda con jovialidad el día en que sus compañeros de la Academia Mexicana de Letras le increparon: “Pero Margo tú que eres una chica tan linda, ¿por qué escribes esas cosas tan sucias?” Y en secreto, muchos de ellos leían su novela gustosos.


A sus casi 92 años, Margo Glantz se declara twittera, “es muy importante para mí eso y el Facebook, además, si no twitteo diario siento que hoy no escribí.”


Tras una ovación de aplausos del público presente, recibió la Medalla Carlos Fuentes de manos de Silvia Lemus, viuda del escritor y de Raúl Padilla, presidente de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

Fotos: Erandi Medina.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here