Coyote Lake, es la ópera prima de la directora mexicana Sara Seligman filmado en 2018 en Estados Unidos, con un guión escrito por Sara Seligman y Thomas Bond. Gracias a este trabajo recibió la beca TAA del Tribeca Film Institute y la vía rápida Film Independent.

Still de la película

La cinta nos cuenta una historia que ocurre en un rancho en Texas cerca de la frontera con México, donde una madre controladora (Adriana Barraza) y su hija (Camila Mendes), rentan cuartos para juntar dinero y poder cambiar sus vidas. Un día, dos criminales llegan al rancho y exigen hospedarse. Mientras Ignacio (Manny Pérez) se recupera de una herida de bala, Paco (Andrés Vélez) intenta tomar las riendas de la situación. Lo que estos hombres no saben es que madre e hija esconden un secreto más oscuro y violento que ellos.

La entrevista

En entrevista con Sara, nos platicó sobre lo que la llevó a realizar esta película, las dificultades, la construcción de sus personajes y la ruta para distribuir la película una vez que se estrena en plataformas en México y América Latina a partir del 25 de octubre del 2021.

Sara Seligman, directora

¿Cómo nace Coyote Lake?

Sara: La idea de este proyecto tardó mucho, tiene muchos elementos, nace en 2007, cuando yo termino de estudiar, para graduarme tenía que hacer un cortometraje. Yo sabía que quería contar una historia sobre la relación de una madre e hija. A mi me parecen muy interesantes los temas que resultan muy básicos en el sentido humano, esa necesidad de relacionarnos y el hecho de que nuestra madre o padre sean nuestra primera experiencia de relación y me gustaba mucho la idea de explorar justo ese paso en que nos tenemos que separar de nuestros padres, el momento de cortar el cordón umbilical para poder realmente ser esa persona que somos al cien por ciento ya de forma independiente.

Y bueno, para cine siempre me ha parecido divertido, cuando empujas algo normal a un extremo, entonces decido explorar esta relación que es muy tóxica, co-dependiente pero quería un poco más, quería algo de suspenso y crimen, porque a mi me gusta mucho este género. En algún momento me topé con una nota de periódico que hablaba sobre el caso de una madre e hija que durante la primer guerra mundial en Francia eran cómplices de crimen. Asesinaban a gente y por mucho tiempo no las cacharon por el mismo contexto de la guerra y el que hubiera cadáveres por doquier no generaba precisamente sospechas.

Y me pareció muy interesante el hecho de que eran cómplices en el extremo, por lo tanto escribo ese cortometraje basado en esa relación y bueno termino la escuela, me gradúo, comienzo a trabajar en producción y me doy cuenta muy rápido que si quiero dirigir me tengo que crear mis propias oportunidades y eso implica escribir mi primer guión. Ahí comienzo a ver cómo sería mejor aterrizarlo, no me convenía pensar en algo de época porque incluso me implicaba mayores gastos, entonces comienzo a ver cómo puedo colocar esta relación de madre e hija bajo una situación actual.

Y ahí es donde encuentro un segundo artículo de periódico sobre una pareja norteamericana que se va a pescar a una zona que se llama “Lago Falcón”, en un territorio que está entre las fronteras de México y Estados Unidos. Al final del día regresa la esposa sin marido. Ella dice que lo asesinaron unos narcos en el lago pero pues hay muchas preguntas, ¿no? ¿Cómo logra escapar sin que la lastimen? Un sinfín de cosas, por lo que comienza una investigación policiaca tanto del gobierno Mexicano como Estadounidense. Pero efectivamente no procede dicha investigación porque hay un cártel que está a cargo de la zona y no permite que el caso avance, por lo tanto, toda esta situación se queda con muchas preguntas abiertas que nunca se van a contestar.

Entonces yo caigo en cuenta que para mi historia, ese lugar logísticamente es el adecuado para que mis personajes puedan ser criminales sin que las cachen y también me di cuenta que me permitiría escribir un guión que no se trate de narcotraficantes o de migración, pero existe en ese mundo, en esa realidad y analizamos un poco los efectos secundarios y colaterales que tiene esta situación, este contexto violento y peligroso, que incluso hace que la hija tenga normalizada dicha violencia, ya que están rodeadas de ella y lo que hacen ella y su madre ya no le genera un impacto y por ello lo sigue haciendo. Y bueno, fue a partir de todo esto, esta unión de ideas cuando comienzo a escribir el guión.

Still de la película

¿Qué dificultades implica realizar una película con todo este contexto que me cuentas?

Sara: Creo que la principal es justamente que la gente lea el guión, la gente no lo va a leer así porque sí, tienes que tener alguien que te represente, que lo mueva o como en mi caso, comencé a mandarlo a concursos de guión y ahí fue donde ganó el premio de Tribeca en Nueva York y en el festival aquí en los Ángeles de Film Independent. Así es como empiezan a interesarse en el guión. A partir de ahí, lo encuentran atractivo pero no quieren que yo lo dirija, porque soy primeriza y creen que no tengo la capacidad para dirigirlo.

Y es un momento difícil, porque por un lado te están ofreciendo la oportunidad, te lo quieren comprar pero yo quería dirigir. Entonces fue un proceso muy difícil conseguir una compañía productora y financiera. Busqué en México y Estados Unidos, hasta que encontré la que estaba dispuesta a tomarse el riesgo con una directora primeriza, y creo que eso fue lo más difícil de todo.

El cine hecho por mujeres está teniendo mayor relevancia y visibilidad, ¿cuál es tu perspectiva sobre esto?

Sara: Sí, fíjate que creo que lo interesante justamente en porque está tomando relevancia es porque nosotras contamos las historias desde un punto de vista diferente, aunque sean historias de crímenes, violencia o cárteles, lo contamos distinto y a partir de estas experiencias es que como mujeres construimos otras propuestas, pero finalmente estamos dentro de una industria que de forma global está dirigida por hombres y mal que bien, cuesta trabajo entrar pero creo que está genial que haya cada vez más mujeres que nos nos damos por vencidas, que tenemos la fuerza suficiente para aferrarnos a lo que queremos hacer pero creo que es momento de que las compañías productoras se pongan a pensar realmente cuando se habla tanto de que queremos diversidad pero a la hora de la hora deciden no tomar el riesgo y seguir bajo los mismos parámetros. Entonces si quieres de verdad diversidad, tiene que darle oportunidad a voces emergentes que no van a tener la experiencia que ellos tienen, ya que esto se construye, todas y todos somos primerizas y primerizos en algún momento.

Mencionas que buscaste financiamiento tanto en Estados Unidos como en México, ¿Dónde fue más difícil, ¿dónde hubo más negación o complicaciones?

Sara: Creo que en un principio fue igual de difícil, pero creo que en cuestión del tema central de la película, en México fue más complicado. Que si bien, el tema central de esta historia no se trata de narcotráfico o de migración; entiendo que haya en México este rechazo que va de la mano con un deseo de contar historias diferentes que no giren todo el tiempo sobre la violencia o las problemáticas que aquejan al país, y ese fue el gran obstáculo con las productoras mexicanas. Entiendo este deseo de contar otras historias, pero si en EUA los directores cuentas historias sobre nosotros y esto se valida, porqué no contar nosotros nuestras propias historias, tomar las riendas de ello, ya sea para representar el contexto y la realidad que vivimos o para simplemente contar otros modos y otras narrativas, pero nosotros mismos, no a partir de lo que dictan otros. Porque sino pues nos quedamos con las mismas imágenes, los mismos personajes, hablando por ejemplo del narco, pues representamos al típico narco malo, con ciertas características y al americano bueno, blanco que va en búsqueda de estos malos.

Entonces, por esto que me cuentas, tus personajes protagonistas son mujeres, ¿cierto? Cuéntame sobre la construcción de estos personajes una vez que decides que sean mujeres las que ejecutan la violencia

Sara: Exactamente y es justo lo que platicamos tanto con la maestra Adriana Barraza, porque estos personajes son el tipo de mujer que están en esta situación, no cambian pero aprovechan elementos como el machismo, porque entonces nadie se pone a pensar en que ellas son las malas, las criminales, en que quizás ellas son más peligrosas que los hombres con pistolas. Incluso si los policías estuviesen investigando sobre crímenes o cadáveres en ese contexto, de ellas serían de las últimas que sospecharían y es por eso que me pareció interesante explotar todas estas posibilidades en estos personajes, creando tensión entre ellas también pero desdibujando su maldad por lo mismo que aprovechan la situación para disimularlo. Y también resaltarlo en la audiencia, el como nos cuesta trabajo ver por ejemplo, a una maestra como Adriana Barraza que tiene esa capacidad maravillosa de por un lado ser esa mamá buena, cariñosa, que la quieres abrazar pero a las dos frases sabes que es una asesina sin corazón y pues señalar justo esto, el como una persona es capaz de ser ambas cosas.

Adriana Barraza

Y con el tema de la distribución, ¿cómo ha sido el proceso?

Sara: ¡Otro reto ahí! En la escuela de cine pasé mucho tiempo aprendiendo cómo hacer películas pero nunca me enseñaron este asunto de la distribución, lo estoy aprendiendo en la marcha, tuvimos una premiere en EUA en cines en verano del 2019, luego salió en plataformas, HBO tuvo la exclusividad algún tiempo, ahora lo tiene la plataforma digital de FOX y bueno esto de la distribución no es sólo darla a las plataformas y que la gente la rente o la compre, ¡No, no es tan fácil! Son una serie de pasos que hay que seguir y lineamientos. Y sobre todo porque es una producción estadounidense, pero pues yo soy mexicana, Adriana es mexicana, y mucho del elenco, la mayoría es latino, y bueno ahora estamos bajo este objetivo, ahora por fin se estrenará en Latinoamérica, nos tardamos pero estoy muy feliz de que por fin llega a México y a toda América Latina, sólo estoy aún trabajando y viendo cómo la hago llegar a Brasil pero bueno, ahí vamos y esperemos lograrlo pronto.

Camila Mendes

“Coyote Lake”, es protagonizada por las actrices Adriana Barraza y Camila Mendes y estará disponible a la venta y renta a partir del 25 de octubre de este año en las plataformas de streaming Google Play, Apple Tv y ITunes en México y Latinoamérica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here