En el pasado Festival Internacional de Cine en Guadalajara, edición 37, conversamos con la multifacética actriz María Aura, quien participa en Coraje, que tuvo su estreno mundial en el festival, y La vida en el silencio, que acaba de ser estrenada vía streaming por Prime Video.

Coraje (2022), es el debut en largo de ficción de Rubén Rojo Aura, hijo de la actriz y protagonista de la película Marta Aura, quien encarna el personaje de Alma, un papel inspirado por su vida personal. A través de una catarsis familiar, Rubén narra uno de los dilemas más complicado de la vida de su mamá cuando -a punto que quedarse ciega- ella enfrenta la llegada repentina de su hijo, con quien mantiene una relación complicada, cuando éste regresa después de una década de vivir fuera del país.

Por su parte, La vida en el silencio, del director Rodrigo Arnaz, cuenta la historia de un músico y padre soltero que lucha todos los días para comunicarse con su hijo autista a través de la música. Todo cambia cuando, un día, la madre del niño reaparece tras ocho años de ausencia. Su regreso sirve solo para revelar una verdad que cambiará su vida tal como la conocía. La trama aborda tópicos como el autismo, la paternidad, la maternidad y los lazos familiares.

La entrevista

Comenzaremos por preguntarte sobre Coraje. Qué significado ha tenido para ti estar en esta película de corte tan íntimo, lleno de tu círculo familiar cercano.

María Aura: Pues mira fue hermoso poder ser parte de este proyecto. Pensé que lo habíamos filmado hace tres años, pero hoy me dijo Rubén que no, que fue hace cuatro años. Así que de entrada el verlo ahora después de ese tiempo ha sido aún más emotivo para mí. Sí, fue algo muy íntimo, yo quería realmente estar en esta película, quería formar parte de este homenaje de Rubén, pues sabía lo importante que era para él, para Marta y que sería una película importante en sí misma. A nivel personal y familiar, yo lo pensé o como algo que nos podía ayudar a limpiar nuestro ADN, no sé, cómo purificar de experiencias dolorosas a nuestra familia, pensando justo en nuestros propios hijos.

Claro, algo que se percibe en la cinta, esa forma en que Coraje funge como un medio de catarsis familiar, y que Rubén también nos contaba cuando en días pasados platicamos con él. Qué nos dices acerca de trabajar con tu tía Marta Aura.

María: Fue muy especial poder estar con Marta en escena. Ayer que vi la película, pues no la había visto, solo el tráiler, y verla aquí en el festival, con público, en la pantalla grande y verme ahí junto a Marta simplemente hizo que me salieran lágrimas de emoción. Saber que estuve con ella en este proyecto porque la admiro tanto, la quiero tanto, es demasiado emotivo. Además, ella este año cumplió 80 años, y tiene más de 60 años de trayectoria teatro, así que con todo ese legado a cuestas, tener la fortuna de estar con ella fue hermoso. Yo realmente quería estar ahí para acompañarla, para apoyarla y hacerla brillar, y se logró, la película es maravillosa y también es muy dolorosa, pues los personajes son parecidos a la realidad, tienen muchos defectos, como todos los tenemos, y eso también los hacen más fascinantes y admirables.

María Aura, en FICG 37. Foto: Carlos Miguel Glez.

Totalmente, como espectadores eso también lo percibimos. Y de aquí pasaremos a tu otra película: La vida en el silencio, que aborda el tema de la maternidad, algo que cada vez tiene más visibilidad crítica en el cine. Cuéntanos sobre esta propuesta.

María: Creo que abona al tema de la maternidad y a la paternidad, a la conversación y discusión sobre ello, pues desgraciadamente nuestro país es de los países donde más madres solteras hay. Vivimos en una sociedad donde los padres van y vienen, parece ser que es algo que da igual, pero está también el hecho de que las mujeres podrían, eventualmente, tener la opción de no tener la obligación de cuidar a sus hijos. Equilibrar la balanza en ambos sentidos. Aunque esto también te lleva a pensar en la valoración que se le da al rol del padre. Por ejemplo, algo tan sencillo a propósito del día del padre. Recuerdo que me invitaron a la escuela de mis hijos el día de la madre, y yo les decía, ahora viene el día del padre y quiero ver que se lo tomen tan en serio.

Y es que en La vida en el silencio el personaje principal es un músico que también se cuestiona sobre este rol de ser padre, cómo satisfago mis necesidades artísticas y personales teniendo un hijo, que además tiene un problema de autismo.

María: Me ha parecido muy interesante el cómo se ha asumido siempre que las mujeres debemos estar entregadas cien por ciento a nuestra familia, cuando somos mujeres parece que tenemos que elegir entre tal entrega, o de lo contrario de principio a fin se nos cuestionará. Los hombres jamás se han tenido que dividir entre mi familia y su carrera profesional, al menos no con el determinismo que tiene en las mujeres, toda la carga social y personal que conocemos. Pues La vida en el silencio justo plantea un papá que sí se tiene que dividir entre cuidar a su hijo y continuar con su vida laboral. En esto, la relación entre Coraje con este tema es análogo.

María Aura, en FICG 37. Foto: Carlos Miguel Glez.

Así es, de hecho la siguiente pregunta la pensamos en ese sentido. Y es que en la presentación de Coraje, entre el público estaba Arcelia Ramírez y habló de lo valioso que era hacer un homenaje por parte de un hijo a una madre que vivió de una profesión tan demandante como la actuación. Aquí yo uniría esto a algo que también has vivido tú, pensando en tus padres inmersos en esos universos artísticos, en particular en tu madre, la fantástica escritora Carmen Boullosa.

María: Sí, también fue por eso que era importante para mí participar en esta película, formar parte de Coraje, porque de alguna manera también es mi historia. Yo crecí con papás que tenían una pasión que, obviamente, también eran sus hijos pero pues su profesión les exigía mucho. Mi mamá viajaba mucho, trabajaba muchísimo, a todas horas, aparte tenían un bar, entonces trabajaban todo el tiempo los dos, y pues sí, fue duro, pero también yo crecí viendo eso, viendo que las mujeres también tenemos pasiones, necesidades y dolores; ganas de salir adelante y hacer las cosas que nos gustan. Por eso yo soy la mujer que soy ahora, si a lo mejor mi mamá me hubiera hecho sándwichito yo no sería la mujer que ahora decide lo que desea ser y hacer. Seguro que me hizo falta cuando yo era pequeña, pero ahora, y a raíz de que yo tengo dos hijos que también viven esto, puedo saber que podemos lidiar con ello, que ellos también lo harán, aprendiendo a resolver y salir adelante, como lo hicimos Rubén o yo.

Sin duda tanto Coraje como La vida en el silencio se entrecruzan en temas como los que nos has compartido. Así que solo nos resta hacer un par de preguntas más de tipo técnico. La primera es tu opinión sobre esto que tantas veces se piensa como un cine en salas versus streaming.

María: Creo que es algo muy bueno, la verdad, es que de inicio cuando me dieron la noticia de que La vida en el silencio se estrenaría por streaming, dije, cómo, y es que tenía la esperanza de que fuera primero a salas, pero pensé en que así la van a poder ver muchísimas más personas de las que los vería si saliera en cine comercial, y más con las películas mexicanas, que se estrenan a veces con pocas copias, en horarios raros, solo en ciertas ciudades, y a través de Amazon Prime pues la puede ver toda Latinoamérica, en todo México y creo que eso es algo muy positivo.

Ahora que mencionas esto del cine comercial y cine no tan comercial, tú tienes una amplia trayectoria, que piensas sobre esta idea de que al cine mexicano parece que algo le falta algo para que se considere cine de la mejor calidad, que muchos lo creemos, pero hay una buena parte de la población que duda de ello.

María: Considero que parte del error está en decir que el cine mexicano es un género, y no, hay películas de todo tipo, tú lo acabas de decir, de cine comercial o estas películas súper alternativas o independientes que son bien diferentes, así que cuando la gente dice “a mí no me gusta el cine mexicano”, pues resulta que hay mil tipos de películas diferentes de cine mexicano, es más un prejuicio que una realidad. Ahora, lo que siempre nos falta es dinero, eso es distinto, pero bueno, poco a poco también siento que el público se va abriendo más y también va teniendo estas oportunidades de plataformas y eso creo que nos acerca a la gente, y también da espacio a historias bien distintas, como Coraje, una historia con personajes muy diversos, sobre una mujer de más de 70 años que está perdiendo la vista o un señor alcohólico, es decir, son personajes poco convencionales y creo que eso también abre la discusión y la oportunidad para que la gente vea cine hecho en México con personajes complejos. Lo mismo pasa con La vida en el silencio, para nada es una historia convencional, no es la comedia romántica sino que es una historia distinta con personajes defectuosos, rotos todos, pero que por lo mismo te hacen reflexionar sobre lo que pasa a tu alrededor.  

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here