Foto: Carlos Miguel Glez.

El pasado sábado asistimos a la función de La Tragedia de Romeo y Julieta en el Museo Cabañas, donde experimentamos un teatro hecho con libertad, ameno, que respeta los diálogos originales, pero que, a la vez, actualiza y hace cercano al público este clásico del teatro isabelino.

La obra comienza con luz de tarde y concluye de noche, en medio del aire fresco y los cambios de tonalidades y juegos de luces que son parte de un escenario tan a juego con la puesta en escena, como es el Museo Cabañas. El Patio de los Naranjos se convierte en un personaje más que te hace sentir más próxima la historia.

La música con que abre la obra también es un elemento que le da vitalidad. El percusionista Héctor Aguilar y la soprano Rosalinda, nos llevan a siglos pasados con la ejecución que realizan, y que continuará el Coro Municipal de Guadalajara, que canta la música original compuesta para la obra, a cargo de Carlo Constantini.

Tal como nos contó Paloma Domínguez en la entrevista que te invitamos a leer: Paloma Domínguez nos habla de «La Tragedia de Romeo y Julieta»; los trece actores que conforman la puesta en escena demuestran no solo una energía impresionante a lo largo de las poco más dos horas que dura la función, sino un gran trabajo detrás. Hay secuencias coreográficas de combate, actores de muchísima trayectoria como Jesús Hernández y nuevas caras como los mismos Romeo y Julieta; lo que ofrece una equilibrada mezcla al espectador.

Con una buena asistencia, el público conformado por edades diversas, se mantuvo atento a los derroteros de la trama, mientras comía palomitas, se giraba para seguir el rumbo de los actores o reaccionaba con algunas risas o aplausos a la interacción a la que eran invitados; haciendo cercano un género como el teatro, que pugna por convertirse en una actividad recreativa que esté cada vez más presente en la mente de quienes buscan opciones culturales atractivas en la ciudad.

La obra es uno de los proyectos más ambiciosos de Teatro NómadaEs un trabajo realizado en co-producción con la Compañía Nacional de Teatro, en el marco de su 50 aniversario y de la conmemoración de los 400 años de la publicación de los textos completos de Shakespeare; la Dirección de Cultura del Gobierno de Guadalajara y Armarmedia.

Romeo y Julieta se estrenó hace poco más de 400 años en medio de una pandemia y hoy en día se representa en el mismo contexto. El proyecto busca desmitificar a Romeo y Julieta como “la gran historia de amor”. La obra invita a redescubrir un clásico, donde la venganza, el rencor, el humor ácido y la ironía generan una trama cruda y plagada de pertinencia hasta nuestros días. Se realiza a partir de una traducción completamente nueva y cercana a la audiencia local, a cargo de Fernando Sakanassi.

Galería de imágenes

Fotos: Carlos Miguel Glez.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here