Imagen: Tobin Bridge

1.- Sinopsis: Mystic River

La novela narra la historia de tres hombres que, en los 70, crecieron juntos en Boston: Dave Boyle, Sean Devine y Jimmy Marcus. En aquella época, Dave fue secuestrado mientras jugaba con Sean y Jimmy. Al cabo de unos días, Dave escapa y regresa a su casa, pero traumatizado por la experiencia.

25 años más tarde, Sean es detective de homicidios, Jimmy es un ex convicto y Dave continúa traumatizado. La hija de Jimmy es asesinada de forma brutal en un parque de la ciudad. Sean es asignado al caso. Y, esa misma noche, Dave regresa a su casa cubierto de sangre. Como supongo que es sabido, al final,  Jimmy mata a su amigo Dave por creerle culpable de la muerte de su hija, justo cuando se descubre quién lo había hecho.

Clint Eastwood

2.- Sobre las críticas

La película, dirigida por Clint Eastwood, ha recibido una crítica muy favorable tanto por la dirección como la actuación, logrando varios globos de oro y dos premios Oscar, todos ellos merecidos.

En contra, aparecen algunas críticas sobre el desarrollo de los hechos que afectan más a la novela original que a la adaptación del guión, lo que no afecta a la labor de Eastwood, en todo caso, a la valoración de la elección que hizo de esta obra. Las críticas más relevantes son aquellas que se refieren a las coincidencias de los sucesos para crear el drama y para resolverlo.

Otras críticas se refieren a la poca importancia que tienen las figuras femeninas que, siendo figuras secundarias en la historia, resultan importantes a la hora de justificar la postura de todos los personajes al final de la obra puesto que a nadie parece importarle lo ocurrido, ya que todos aceptan los hechos, primero, la mujer del muerto y la del asesino, y, luego, el policía que no interviene para detener a Jimmy.

Imagen: Cottonbro

Nosotros no creemos que la coincidencia de los dos delitos que dan lugar a las dudas (el asesinato de la hija de Jimmy y el homicidio que comete Dave) sea algo cuestionable puesto que, de no haberse producido alguna confusión, nunca se hubiera podido generar el drama que presenta la novela, y la actuación de Jimmy sería la de un demente y no la de un padre vengativo, aunque su acto tenga bastante de demencial. Los hechos que generaban el drama en el teatro griego, aplicables al teatro actual, eran: la maldad, el azar, el error y los intereses enfrentados. La confusión es asimilable al error y origen adecuado del conflicto de la narración.  La presentación entrelazada de los sucesos finales es un recurso muy frecuente en la novela y el cine y adecuado en este caso. En nada afecta a la decisión de Jimmy el que los autores del crimen de la niña sean descubiertos ahora o más adelante y, de haber sido resuelto el asesinato de la niña, tampoco, veríamos el drama.

Imagen: Cottonbro

El descubrimiento de los asesinos de la niña se muestra en el momento en que también se muestra cómo Jimmy mata a Dave para que el espectador pueda realizar una comparación de lo que está viendo en un lugar con lo que ocurre en otro, puesto que la interpretación de los hechos resulta distinta con los datos que posee Jimmy y los que tiene la policía. Además, en contraposición al crimen, es necesario presentar, en algún momento, el triunfo de la justicia sobre la injusticia y el (ingenuo) consuelo de saber que, frente a la ocultación de hechos inherente al crimen, existe la certeza del descubrimiento de la verdad. La presentación de esos hechos de forma simultánea y no lineal produce mayor espanto en el espectador, y por partida doble. Por un lado, por ver cómo los delincuentes tienen tanta facilidad para actuar de forma violenta para causar la muerte de Dave (por lo que vemos que cualquiera puede ser víctima de un delito), y, por otro, por saber que los motivos de ese crimen estaban equivocados y que la muerte de ese  hombre era absurda.

Imagen: Cottonbro

3.- Análisis de la obra

Pero, más interesante que una crítica literaria, es un análisis de su contenido, es decir, de los principios que guían los actos de los personajes. Y, precisamente, lo que se debe valorar en la amplia obra de Eastwood es la autonomía que este director reconoce a los individuos de sus historias.

Ahora bien, esa autonomía debe ser la de un hombre noble y, en la obra que analizamos, Jimmy no alcanza esa categoría por lo que el objetivo principal de Eastwood queda muy confundido y la acción de cualquier otro hombre noble podría quedar, en el futuro, en entredicho.

Imagen: Cottonbro

La primera cuestión que debemos plantear para analizar esta obra es la del conocimiento de los  hechos que tiene Jimmy y, en ella, vemos dos aspectos, primero, que no parece que Jimmy pudiera tener la seguridad absoluta de lo que ha ocurrido, puesto que fuerza la confesión de Dave. Pero, lo más grave, es que el indicio de la supuesta intervención de Dave en el crimen de su hija no le obtiene directamente sino que esa información procede de las sospechas de las esposas de ambos antes de llegar a él. La propia mujer de Dave siente más obligación hacia el grupo que hacia su marido, porque ya sabemos que el grupo lo es todo y el individuo nada.

Esta falta de autonomía  –que que debe poseer el hombre noble–, también, es evidente en la trampa que prepara para atraer a Dave al lugar de su encuentro. Ni lo hace personalmente ni lo hace exponiendo la verdad, al contrario, Jimmy encarga a unos delincuentes esa labor y les pide que lo hagan con engaños. Y estos hombres aceptan participar en un crimen sin cuestionar lo que se les encarga.

Imagen: KoolShooters

Todo el desarrollo de la ejecución de Dave ‒la invitación a tomar una copa, la forzada confesión del crimen  hasta que Jimmy le asesta una puñalada y le remata de un tiro‒, es más propio de una película de mafiosos ‒en las cuales se recrean escenas muy similares‒ que de un acto de justicia, pues, con sus obras, Jimmy demuestra que no es más que un delincuente ya que toda su conducta es ilegal e inmoral. En esta obra, no hay nada que exaltar, ni la conducta de Jimmy, ni la de las respectivas mujeres, ni la de Sean, el policía, y ni siquiera la agresión de Dave a un delincuente, pues podría haber acudido a la policía. Ese suceso solo es un medio para dar origen a las dudas y la confusión que generarán la tragedia.

La impunidad del delito de Jimmy y su aceptación general solo se entiende en el antiguo Oeste, en donde no existía otra ley que la ley del más fuerte; en países actuales en los que la violencia está tan generalizada que se ha dejado de dar valor a la vida humana; o en círculos o lugares habitados por fanáticos que piensan que todo vale para lograr sus fines. Creemos que Eastwood, defensor del ejercicio de la voluntad individual, ha visto ese ejercicio en esta obra, pero no ha valorado la falta de ética de esos actos y que, por querer defender un derecho, está consagrando el delito y justificando al delincuente.

Imagen: KindelMedia

El último aspecto que mencionaremos para demostrar la injustificada actuación de Jimmy es que no había motivo alguno para suponer que la policía no pudiera descubrir la verdad y que la justicia no pudiera condenarle. Muchas obras muestran cómo la imposibilidad de alcanzar justicia obliga al protagonista a ejercerla por su cuenta. Pero, en esta obra, la policía no estaba confundiendo la dirección de las investigaciones ni entorpeciéndolas. Jimmy no tenía justificación alguna para actuar por su cuenta, y obró como lo hizo por una falta de control de sus emociones.

Imagen: Alex Green

Llevando demasiado lejos el derecho a la autonomía, la novela, escrita por Dennis Lehane, no muestra más que un acto de venganza ciega realizado por un delincuente acostumbrado a  hacer su voluntad sin someterse a ningún código ético. La falta de valoraciones morales y la aceptación de los hechos por parte de los personajes de la historia, son factores que parecen  dispuestos deliberadamente para conducir a  los espectadores  a aceptar, también, la solución ofrecida. Nosotros sentimos la obligación de prevenirles contra ese error. Lo que vemos es un delito cometido por un delincuente con ayuda de otros delincuentes y a un grupo de personas que han formado un clan, al que deben mayor lealtad que a su familia, y que se siente por encima de las leyes penales.

Dicho esto, no cabe ofrecer elogios al contenido de la obra, con independencia de los que merezcan la dirección y la actuación en la adaptación cinematográfica. La obra es completamente inmoral, no presenta las condiciones que confieren legitimidad a los actos que se producen ni al respeto que se les otorga y, junto con el desprecio por la ley, se impone el respeto a las consideraciones personales, también, por encima de la verdad. Esto es ir demasiado lejos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here