Miroslav Tichý empuñando su cámara. Fuente: http://anthonylukephotography.blogspot.mx/2012/11/photographer-profile-miroslav-tichy.html

Miroslav Tichý nació en 1926, en Kyjov, República Checa y murió en 2011. Empezó a estudiar en la Escuela de Bellas Artes de Praga pero en 1948 abandonó los estudios y llevó una vida de indigente. Fue internado en diversos psiquiátricos y estuvo en la cárcel. Hacia 1960 se construyó él mismo una cámara fotográfica. Comenzó a tomar fotografías, especialmente de mujeres, de las que se conservan algunas.[i] La muestra que se ofrece a continuación pertenece a las imágenes conservadas y que apenas en décadas recientes han comenzado a ser difundidas y revaloradas.

Las mujeres que retrata Tichý reflejan un erotismo presente en lo cotidiano, es como si su lente captara aquello que al pasar revela su fuerza. Sus imágenes nos muestran la mirada de alguien que habita en la calle, de un verdadero vagabundo de sí en relación con sus objetos de deseo. Su mirada contempla desde lejos, furtiva o incesantemente y nos lleva a fijarnos en aquello que extrae de una figura femenina.

La mayoría de las mujeres que aparecen en sus fotografías están de espaldas o de lado. Sobre todo tiene una predilección por hacer retratos donde la mujer o mujeres aparecen de espaldas. El espectador siente que esto no se debe a que no quiera ser sorprendido haciendo una fotografía, sino a un deseo de retratar a quien no le ve, está en una posición donde él no existe para el sujeto y, por lo tanto, es la mejor posición para observar sin medida.

Otra de las recurrencias del fotógrafo checo son las piernas. Ya sea de espaldas o de lado, suelen ser las protagonistas de la imagen. Las piernas que retrata acaparan la atención, se va a ellas como si fueran un imán de nuestras pupilas. Ya no son una extremidad más del cuerpo femenino, Tichý las independiza, las vuelve el centro del erotismo en la imagen, son insumisas, cargadas de misterio y parecen tan largas como si prometieran llegar al cielo.

En cambio la mayoría de fotografías donde las mujeres son retratadas de frente muestran un rostro extrañado. No sabemos si se trata de la reacción de esas mujeres al sorprenderse por ser fotografiadas o si muestra lo que sienten al ver una cámara muy peculiar empuñada por un vagabundo. Quizá la mezcla de todos estos elementos cargue su rostro de una mirada que refleja la impresión ante el singular encuentro.

Y es que los vagabundos por lo general no existen, es decir, están allí pero son pensados a modo de objetos sobre el paisaje, son marginados del fluir social. De allí que encontrarse con uno que te observa tras una lente sea un hecho insólito, te obliga a verlo, y lo que observas no es su ojo sino su clik sobre la cámara y ésta sobre ti. Es más intrigante pensar en cómo te observa un vagabundo que viceversa. Si a esto se le agrega cómo observa un vagabundo un objeto de deseo, las cosas se vuelve aún más inquietantes, como lo muestran las fotografías de Tichý, un exiliado del mundo que retrata el erotismo femenino a modo de estelas fugaces  que recorren las calles, el territorio de los vagabundos.

[i] Millán Jesús, Miroslav Tichý, el fotógrafo indigente que se construyó su propia cámara fotográfica.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cámara de Miroslav Tichý. Fuente: https://marcocrupifoto.blogspot.mx/2012/10/miroslav-tichy-artista-fotografo-e.html

 

Miroslav Tichý. Fuente: https://marcocrupifoto.blogspot.mx/2012/10/miroslav-tichy-artista-fotografo-e.html

 

 

 

Bibliografía

Millán Jesús, Miroslav Tichý, el fotógrafo indigente que se construyó su propia cámara fotográfica. Recuperado de http://www.mundiario.com/articulo/sociedad/miroslav-tichy-fotografo-indigente-costruyo-propia-camara-fotografica/20170109134841075825.html. consultado el día: 04 de febrero 2017.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here