Mario Acosta es originario de la ciudad de Oaxaca, estudio la Licenciatura en Artes Plásticas y  Visuales en la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca y posteriormente una especialidad  en museografía en la escuela de museografía Olga Costa-Chávez Morado, Guanajuato, Gto. Ha sido becario del programa PECDA (Programa de Estímulos a la Creación y Desarrollo Artístico), y  becario del programa ARTISTAS VISUALES EMERGENTES, INTERFAZ. Ha expuesto individualmente  en Estados Unidos, Guanajuato y Oaxaca. Ha participado de manera colectiva en mas de 40 exposiciones dentro del país.

Ha participado en diversas mesas de dialogo en torno al arte contemporáneo y la cultura, entre las  que sobresalen, PRETEXTOS DE PRODUCCIÓN DE LA EXPOSICIÓN METABOLISMO-PROCESO, de los  artistas Antonio Tercero Mora y Mario Acosta, Centro de las artes de San Luis Potosí, 2018. La  conferencia DE CHILE MOLE Y POZOLE, en torno a los procesos de producción artística, destacando  la participación de Oaxaca y Cuba como invitados de honor realizada en el marco del festival  ESPIRAL, Guanajuato, Gto. Ponencia en el primer coloquio SOBRE TRADICIONES Y CULTURA EN OAXACA, con su ponencia OAXACA IRREAL. La publicación y presentación del libro ARTE  CONTEMPORÁNEO EN MÉXICO, GESTIÓN PARTICIPATIVA Y REDES SOCIALES, presentado en el  Museo Histórico Casa Allende, San Miguel de Allende, entre otras.

En entrevista, Mario Acosta nos compartió parte de su proceso creativo y su visión del arte contemporáneo lo siguiente:

¿Cuéntale a la audiencia quién es Mario el artista?

Sí, claro, aunque fíjate, con esa cuestión del “artista”, a mi no me molesta el concepto como tal pero entiendo que se asume un cierto compromiso con el arte o con la idea de arte, a mi sinceramente me gusta y me identifico mucho más como pintor, porque creo que mi práctica siempre ha estado enfocada hacia lo pictórico y es ahí donde me reconozco y me siento más cómodo.

A Mario como el artista lo pienso más como un ser pensante, con ciertos gustos de cine, musicales, filosóficos, que existen desde lo cotidiano y si pienso a Mario pintor  lo siento como un ser completamente separado, o sea, lo siento como un personaje donde la pintura se vuelve el reflejo de lo que uno va pensando, investigando, leyendo, pero es complejo en realidad distanciarse de ambos…a demás el  concepto de artista también tiene demasiadas ideas preconcebidas y donde también el contexto, el lugar en dónde estés, lo que proyectes, todo eso también hace una especie de construcción y también de nuestra propia visión sobre el arte.

 ¿Cuál es tu visión sobre el arte actual? ¿Qué es lo que observas?

Veo que hay una especie de suerte creativa, que no pasaba en generaciones anteriores o al menos no lo veía así. Antes estaban muy separadas las cosas, las categorías, los grupos, los núcleos… por un lado los artistas emergentes, los consolidados y los de larga trayectoria y cada quién iba a sus propios caminos y sus espacios, pero ahora,  de alguna forma curiosa, todos convergen y eso da oportunidad a la generación de diálogos súper interesantes. Una especia de apertura donde la experiencia en esas conversaciones y encuentros se vuelven muy valiosas.

¿Cómo es ahora tu proceso, cómo describes tu obra actualmente? Supongo que se han tranformado muchísimas cosas desde 2015 que fue cuando hubo ese punto de encuentro allá en Guanajuato donde coincidimos y dialogamos sobre tu producción…

Siento que respecto a mi obra, he llevado un proceso muy lento de maduración artística. Creo que he pintado mucho, tengo actualmente muchísima obra, desplazando suficiente pincel, pero anteriormente no las encontraba con un discurso tan claro, con una calidad que me satisficiera, y ahora la lectura es distinta, veo ese andar justamente en todo mi proceso y eso se vuelve muy enriquecedor. Y también en cuanto a dominio de los materiales, técnica, no sólo a nivel discursivo. Creo que también he cambiado mi sentido de producir,  o sea voy al taller todos los días pero ya no todos los días estoy ahí pensando que debo de hacer algo,  hay procesos de observación, de selección, de curaduría… y todo eso le va dando mucho más formalidad y sentido a mi producción pictórica.

¿Y qué hay con el arte ahora en Oaxaca, qué está sucediendo?

En Oaxaca existe toda una tradición, que incluso llega a ser absurda actualmente. Hay mucha política en medio del arte acá y por lo tanto un derroche económico sumamente importante. Incluso Maluma estuvo por acá y todo esto se relaciona también con una especie de idea que se vende acá en Oaxaca con lo cultural, con el arte, ¿sabes? Que no es precisamente lo más cercano a la realidad, pero es lo que más vende. Sin embargo, estos intereses de los que te hablo no radican ni se acercan a lo que realmente podría ser interesante proyectar de Oaxaca, sin embargo es lo que domina la cultura por acá y es lo que se muestra.

La obra plástica de Mario Acosta tiene una fuerza particular, un proceso creativo a pasos, que construye de forma sigilosa, detallada, pero a la hora de verter los materiales en el lienzo, esa pasión por crear se manifiesta. Detrás de cada una de estas obras bañadas de datos abstractos, hay un sentido que se vuelve poderoso entra colores, líneas y trazos. El andar de Acosta por el mundo del arte contemporáneo construye un estilo único, que va madurando conforme hace suyo ese proceso del que bien detalla en la entrevista y donde la evidencia más clara es su propia obra.

Mario Acosta

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here