Autor de la obra: Willem de Kooning

LIBRO I

Era ese jazz

La vida

(Olfativo

Retiniano

Arrastrado)

Que se me escapa

Tranquilidad absoluta

Si el día se ha perdido

Si se viene la muerte

Si el sol llueve

Y no es de alegría

Entiendo (por trosko, zurdo o contrera, pongalé)

Que toda la escena

No es más que la sublimación de otra

Que solo en mí

Hace del calor que ahoga

El frío pánico.

Ahora que sólo fotos

Acompasan la espera

¿Qué espero?

¿Lo iluminado por detrás y desde abajo?

¿Una aparición desmesurada

Que no huela, ni espante, ni aniquile

Sino calme, adentre, y unifique?

Negligencia

Yo, en tanto

Tarareaba

Había resbalones

La comarca entera tenía hipo

Pero navegaba

(Apenas)

En el alto cielo un cóndor embuchó una codorniz

Repentino repelús

Mientras la arena

(Con el vaivén)

Continuaba moliendo su astracán

El cacique advirtió que la vería

Yo encendí mi otro calcetín

Y como un náufrago, me agarré

Al piolín de la deriva

Con su falso vestidito Pierre Cardin

Ella vino dando saltos

De barro en barro

Del Camino Negro aLa Salada

Como dos soles dormimos entonces

(Bajo el puente)

Cuando arreciaba la borrasca

Imán

Habíamos navegado apenas

Por un pequeño vaso de agua

Cristal de avena

Pura luz

Tu piel

Despojada como un guante

De tu cuerpo

Mientras en tus pelos Pampas

Cientos de ladillas

Preparaban el último malón

Creíamos que el mundo era reducible a un vaso

Carpa quebrada

Las aristas de mi cuerpo

Yacen

Para siempre sin contorno

Puente

Tu lluvia y tu miedo y tu granizo

Gotas color el humo

Sobre ventanas de herrumbe

Rumores de laurel

El viento duerme

El olvido teje telas en la araña

Punta

Y zona de torrentes

Los pies desnudos de la bruja

En incrustaciones de reflejo real

Barquito de papel

La memoria juega con la luz

Va con el perro

Vuelve con la pelota

Golpea en su frontón mi frente

Y rebota

Entonces el adormecido sueña

Hay un charco allí

Que el agua

Con temblores de sequía

Lentamente drena

Hasta agotarse en un espejo

Que con el último reflejo

Se ha puesto a navegar

El baldecito

El río peina y despeina el pajonal

Horas que se entrecortan

Con relinchos de angustia

Ni la desgracia ni la felicidad se dejan hospedar

Tranquilamente

No pasa semana sin que no puje

(Por nacerme)

Una nueva personalidad:

Se están inventando a cada rato

(Como las religiones)

Si tan sólo tratásemos de divertirnos

Podríamos jugar a reinventarnos

Existe, sin embargo, la satisfacción

De comprender desde el fondo

La pereza de los remansos

(El lento azular de los camaleones)

Su búsqueda de una poesía

Que es ya, poesía

Que lo ha venido siendo siempre

He tenido innumerables sueños

El dolor sabe dónde hiere

Reinaba sin gobierno allí

Donde fui amado

Como con ojos bovinos

Sé que ahora me estarás mirando…

Y con un brote iracundo

De divinos cuernos taurinos

(Inmunes en todo al enemigo)

Quisiera yo embestir la Luna

(¿De qué inocencia no será Ella culpable?)

Sacarme muerte

Parece haber sido mi destino

Tanta me he sacado

(Para ir a encontrarte)

Que ya me estoy quedando seco

Pero, ¡ay!

Un nuevo surco de agua

Se ha abierto en la sentina

Y yo solo…

(Con el baldecito)

Lo que sube es la humedad

De debajo del agua

Han extraído durmientes

Leño que yace

Mientras la Luna se recoge

(Algo inquieta)

En la penumbra

(Tal vez se muerda los labios)

¡Es que está tan atareada la pobre

Que apenas le queda tiempo

Para ver a su Endimión!

(Subida del Monte Análogo)

¡La montaña!

La montaña, sí

La montaña

Dicen que fue una gran escalada su poesía

Su empe-cima-miento

Su en(oo)rme trabajo del mundo

Su locura

¿Hacia ese solo agujero seguiremos rodando?

¿Al pozo sin-fin?

¿Sin un refugio siquiera donde recogernos?

¿Sin costado?

¿Sin alero?

¿Sin nada-de-nada debajo del agua?

Hacia el solo agujero se rueda

(A dios rogando y con el mazo dando)

¿Por qué quedarnos entonces allí, inmóviles

Asidos al trapecio de su lecho de agujas?

Es como si un mismo padre

Nos siguiera pegando:

Con los pies descubiertos

Con los dientes de lobo

Con el cinto de nácar

¿Con la bota de iguana?

Yo conocí todas las gradaciones del castigo

Yo conozco bien las marcas de todo lo castigado

No Amor, así no sigas…

Revuelve y amasa las piedras

Con aceite de cedro

Y con cruda linaza

Y deja entonces que venga esa niña

Que dice ser tan buena

(La que no resuelve)

(Y revuelve, y revuelve, y revuelve)

La que arruinó tu destino

Las piedras más redonditas

Déjalas macerar en los pliegues de tu carne

(Olvídate de ese fantasma: no hay ningún cuerpo en la carne)

Y luego de un tiempo

Lanza por el aire esos cantos-adorados

Hacia un (no-cualquier) tejado

De madera gris

Los Alerces te dirán todo lo que crean necesario

(Las preguntas siempre están de más)

Un viejo Lahuán, tal vez

Te guiará hasta allí

Pero revuelve aún, y busca en las piedras

Busca y rebusca

La negra, la roja, la blanca

Y tu calfucurá de profunda agua marina…

¡A que es muy bonito ese manantial

De serena inconsciencia!

No, no tengas miedo niño

De sentirte niña

Puedes también pintarle estrellitas

(Tienen que ser muy chiquititas…)

Pues serán para la cuna

Donde jugará tu hija

Con el Péndulo Azul…

Y frente a nosotros

Coronada

Insolente

Análogamente inmensa

¡La Montaña!

¡La Montaña!

Espera de un lunar

¡Ay!

De debajo del agua

Siguen tirando y tirando

Unas enormes ruedas de tractor

(¿Mágico Zeus o Magirus Deutz?)

¿Porqué no harán huelga, digo yo, los de la cuerda?

¡Que se aten con ella al reflejo de un neutrón!

(Pobre reflejo de lana / tan atada tiene a su ama)

¿Qué hacer con este nuevo fastidio?

¿Jardines rodantes?

¿Círculos de yerba buena?

¿Hamacas para gigantes?

Como si no tuviésemos ya bastante con el Mundo

(Con toda su redondez)

Para ocuparnos, además

De estos otros horrendos agujeros…

¿De las rosquillas voladoras, de las arandelas, o de las tablas de toilete

También habremos de ocuparnos?

¡Y si dejaran de una vez en paz a ese hombre

Con su bonita cabeza de pato!

¡Es que no ven que tengo ya los pies empalmetados!

¡Que sólo quisiera bañarme

En las tibias aguas del cálculo egoísta!

(Se han enfriado bastante últimamente)

¡Un partidito de fútbol cada tanto, joder!

¡Ver al Inter en tevé!

¿Qué dicen esas voces?

¿Que debería hablar con un ser humano

Al menos una vez al mes?

Podría ser agradable… (pues)

Quizás con alguien que tuviera verdaderas ambiciones

De parecer humano

¡Que tenga orejas, como Rilke!

Que finja al menos entender

¡Pero no tiren más de esa cuerda, por dios!

¡Tanto es el botín que pretenden estos pelafustanes!

Que cargan sobre sus hombros bastante más

De lo que podrían seguir arrastrando

Y (¡ay!) con el reflujo

Terminarán, otra vez, en el fondo…

Sin embargo

A pesar de todos los pesares

Allí enfrente

Coronada por el abrazo más ceñido

(Plena de su noche)

Ella recorre las tres cuadras

Que son cada vez

Como tres enormes estadios en la nieve

¿Hallará de regreso y junto al fuego

En el muelle fuelle, ese suave soplo

Que la hará feliz?

Tímida / Endeble / Vulnerable

¡Análogamente inmensa!

Contemplarla desde el charco

Me acarrea algo de culpa… (poca)

(¿No será el cínico una especie de cretino al revés?)

En ese blanco sobre el blanco

Del salar bajo la nieve

Y en esas ubres como cuernos

De la luna de sus toros

(Que la están siempre deseando)

Aún más bella e insolente que en mi sueño

Ella sigue su camino

Y como agua gira su indolencia

Y así también las sombras

Que se vuelven contrarias

En el cadauno-es-cadacual

De sus dos hemisferios

Como diosa-pajarillo

O colibrí de turba

O como deshabitada aún (de su deshabillé vienés)

Así quisiera dejarla

«Entre comillas»

¡Ay, de mí!

Cerrar éste mi aleteado cielito (del sí)

Con su gran cielo en la frente

Que me fija y clava:

¿Habrá que morir otra vez?

( Espera de un lunar para tocar cuando duermo)

¿Cuánto cuesta un aliscafo?

Amor

Si no me escribieras ni una palabrita

En tu pantalla luminosa

¿Qué haría yo de mí?

¿Anestesiarme con un suero en la venita

Para prolongar al infinito el sueño que te sueña

Entrando y saliendo

Con la puntita de los pies?

¡Qué lindo sería despertar

Viéndote dormir al lado mío!

Y después acercarme despacito

(Sin que se me enrede el tubito)

A buscar tus labios TAP

Con mi beso TIP

¿Pero qué haría yo velerito

Si mi cuerpo atado al mástil

No pudiera ya sentir que tu palabra me alcanza

Que su flecha me sangra?

¿Qué sería de mí en el grito

Sin tu palabra en mi espalda

Sin sus velas envolviéndome

Con su pielcita elástica?

¿Bombachón?

¿TBC?

¿Pelota al cesto?

Y si por un casual ya no me hablaras

O por descuido te olvidaras

Y con la piedrita en el zapato

Yo estuviera dando vueltas (en un pie)

 Diciendo:

¡Ay ay ay, ya no me quiere!

¿Debería entonces empalarme

En la punta alabardada de esta estaca?

¿En esta mar?

¿O en una plaza?

¡Ay ay ay, yo no lo haría: dolería!

Pero si este mi puntito de la i

Hace una Ía

Que por hembra o vaquilla es perseguida

Digamos, por un Hiato

Y a distancia de otra Ía, yo viniera…

(Es siempre un suponer)

A rescatarte

¿Eso a vos te gustaría?

Pero si este mi vagar errando

En una sala

Y este mi entrar velerito en tu canción

No me ayudara

Y no encontrara el modo de bailar sin culpa

El Tip

Con el puntito que me encanta

Sobre todo cuando inflándose se agranda

Y se hace globo (o mongolfiera) y se levanta

Con vos entera

En la canasta

Y si con el tápete tá del Tap

En dos giros

(Y el asta del suero con rueditas)

Pudiera yo arrimar

Mi pito chúpete

A tu boca chápata

Mientras el globo se aleja lentamente

En el cuadro azul de la ventana…

Las ll.ll nuevamente

¡Me cache en diez!

¡Me tiene agarrado de los huevos esta Hora!

Como cuando de tu ausencia de respiro

Me salvó La Doce

Toca ahora su claxon el paquebote

¿No serás bostera vos?

¡Ti ti tí, titiritape!

¿Y sin el tápete tí?

Me da igual

Duermo sin frazada

Ya sea por aquel Erté que vi

O un Endimión, o Mister Ed

De chiquito siempre me gustó la é

(La é mayúscula)

Perdón

La chambonié

Volvió otra vez la misma Hora

(¡11:11!)

Debería ipso facto ir a buscarte:

¿Cuánto cuesta un aliscafo?

Artículo anteriorNo music for bad movies: Kokoshca musicaliza ‘No Country For Old Men’ en el Inverfest
Artículo siguientePrograma de la sección Berlinale Special, en la 74 edición del Festival Internacional de Cine de Berlín
Nació el 22 de marzo de 1956, en Lomas de Zamora, Provincia de Buenos Aires, Argentina. Publicó en Argentina su primer libro de poemas, “La Polaca” (Edic. Cronopio Azul, 1995), el relato “Resurrección”, en el diario Perfil de Buenos Aires (6/1/2008), y el libro de poemas “Puros por Cruza” (Ed. El fin de la noche, 2011). Convocado por Palo Pandolfo, lee junto al grupo Verbonautas con buen suceso de público. Víctima de la crisis económica que en el 2001 asola a la Argentina, se traslada a Trieste, Italia, donde trabaja en el ámbito del proceso de desmanicomialización y restitución de los derechos civiles a las personas con disturbios mentales, iniciado por Franco Basaglia. En Italia ha publicado la fotonovela “Escuela de Sirenas” en el suplemento semanal del diario Il Manifesto (Alias - 9/02/2002). En 2011 es convocado por el Museo Nacional y Centro de Arte Reina Sofía de Madrid, para la muestra colectiva “Perder la forma humana. Una imagen sísmica de los años ochenta en América Latina”, curada por Ana Longoni. Edita desde el 2005 su propio blog literario en la Web, “Se escribe: Magoo” (http://magoolefou.blogspot.com/). Su penùltimo poemario, “Servidumbres” ha sido publicado recientemente por La Cartonera Edizioni, Roma, 2023). Y ha realizado en colaboración con Héctor Ledo, diversos radiodramas con algunos de sus textos en formato podcats, para su difusión radial: (https://www.youtube.com/channel/UC0OWlxV1MQuOb5o7AWVYU3w/videos).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí