Las voces de dos de las intérpretes más destacadas de la escena independiente mexicana, irrumpirán en la Sala 3 del Conjunto Santander durante el cuarto concierto del ciclo Espacio Alternativo. La diversidad musical de la ciudad.
Las cantantes tapatías Hela San y Ana Verá, encontrarán sus canciones y propuestas sonoras que son propicias para un encuentro intimista con el público, al que llevarán por un viaje que transitará por el trip-hop, soul, rock y el jazz.

Ambas artistas llegarán a esta cita de Espacio Alternativo con nuevas canciones: Hela San con las que incluye el disco La Sangre, editado en mayo de este año, y Ana Verá con “Fotografía”, sencillo del que será su nuevo álbum y que lleva por título Las Puertas.

Espacio Alternativo es una iniciativa de Cultura UDG y Promotora Oniric que tiene el propósito de reactivar al circuito local y difundir el trabajo de los artistas y sonidos emergentes. Desde agosto y hasta diciembre de 2021, agrupaciones y solistas de Guadalajara llegarán al Conjunto Santander para mostrar su trabajo a través de espectáculos mensuales, en los que convergerá la pluralidad creativa y la energía del público, el cual será recibido en aforos cortos y ajustados a las medidas de prevención vigentes.

Platicamos con ambas cantantes y esto fue lo que nos contaron respecto a su propuesta, a los nuevos planes y lo que sigue después de la presentación en Espacio Alternativo para cerrar el año:

¿Cuál ha sido la construcción y el proceso de su carrera como cantantes?

Hela San: Mi trayectoria solista empezó hace mucho tiempo pero de una forma más dirigida es en 2019, cuando publiqué mis primeras canciones como Hela San y en realidad ha sido un proceso muy interesante lo que ha pasado para mi durante 2019, 2020 y este año en curso. Ya que estoy en un proceso de redescubrir y reconstruir mi propio trabajo, mi estilo, mis ideas, mis pasiones, intereses y como resultado de esto salió primero mi producción Humana y ahora La Sangre que es mi nuevo bebé.

Ambos son el  resultado de estirar mi proceso creativo, mis posibilidades y mis limites como cantante y compositora, para ver realmente qué quiero decir, cómo lo quiero decir, tratar de llegar de forma profunda. Si bien el EP Humana fue como un clavado, con el álbum La Sangre todo lo llevo a un nivel más profundo y también intenso porque se cruzó con la pandemia, entonces todo se modificó, incluso se dieron nuevas formas de trabajar como antes no lo había hecho, fue mucho trabajo introspectivo, me encerré a componer y darle forma al disco desde una perspectiva conceptual no sólo como una compilación de canciones. Fue más bien una especie de bitácora de todo lo que iba sucediendo en mi vida y en mi mente durante todo este periodo de confinamiento. Y quería hablar también de la soledad, pero no desde un punto de vista negativo, sino también en lo que implica, la distancia, los significados que se pueden encontrar, ese proceso de búsqueda que también sucede cuando estamos solos. Y en realidad esta época también ha sido arriesgarme, valorar una vez más todo lo que me rodea y también esa vuelta a ser más interdisciplinaria ya que estoy rodeada de artistas visuales, audiovisuales, escénicos, que generan en mi todo un ecosistema donde yo también sumo y me suman a mi propia carrera.

Hela San

Ana Verá: Bueno, primero quiero reconocer y decir que es admirable todo lo que representa Hela San y para mi es una figura artística súper importante. Desde mi experiencia y proceso, que es mucha más reciente que el de Hela, mi proyecto personal arrancó en 2018 y en 2019 seguía sacando rolas de este EP, canción tras canción pero sin experiencia alguna, medio random, pero ha sido un camino lleno de aprendizaje, de ver como cada vez va más gente a los shows o la banda más interesada en mi proyecto, en escucharme; entonces se vuelve muy enriquecedor esta construcción y este andar.

Pero antes del 2018, tuve una banda, yo era prácticamente una adolescente y la banda se llamaba Taco Bambú, todo era muy guapachoso, un género completamente abismal a lo que toco ahora, pero me llevó a darme cuenta que un proyecto bien armado te puede abrir muchas puertas, te da para vivir, pero bueno, yo en ese proyecto cada vez me fui sintiendo más fuera de lugar, mis intereses se fueron modificando en la manera en que quería crear música y mi visión al respecto por eso es que dejo a esta banda y con mi proyecto yo quería cantarle a otras cosas; así es como nace Sororidad, el primer EP, donde le canto a cuatro mujeres que me ayudaron a animarme a sacar este proyecto personal que se llama Ana Verá, luego se fue sumando gente súper talentosa, músicos de primer nivel como Malambres, Marcos Diaz, Armando Curiel y todos con los que toco. Los conocí o fui conociendo de una manera muy curiosa, nos topábamos en eventos, en conciertos, y alguna vez Malambres me invitó a improvisar y cuanto terminamos simplemente dijimos que teníamos que hacer un disco juntos y así es como nace el proyecto.

Veo que ambas mencionan que en toda esta producción reciente estuvo la constante, el contexto pandémico, ¿Qué fue lo más complicado a lo que se enfrentaron?

Hela San: ¡Por donde empezar!…(risas) De repente todo se vuelve un gran desafío, pero bueno creo que lo que más me pegó fue que me tuve que olvidar de los escenarios por un buen tiempo, mi último concierto antes de la pandemia fue en enero de 2020 y volví a tocar en vivo en un espacio pequeño, con poca gente, hace poco. Pasó un año y medio después y eso para mi fue muy difícil, una de mis grandes motivaciones para permanecer en este ámbito es sin duda mi contacto con el público, los conciertos en vivo, la magia de subirse al escenario y ahí está un gran reto, resistir, porque todo dependía de mi, de que yo compusiera, hiciera, moviera, y fue dar un giro por completo. Pero, por otro lado, esto me dio oportunidad de descubrir otras cosas, como el hacer conciertos online, acercar al público a tu música desde otras formas y eso también representó cosas positivas. Fue emocionante para mi también hacer un concierto en streaming, desde mi casa, desde mi intimidad.

Ana Verá: Si, yo igual pienso que todo ha sido complicado y ha significado muchos retos de todo tipo, yo por mi parte, decidí no hacer tantos conciertos, canalicé todas las energías a hacer el disco. Lo que aprendí también fue grabar a distancia, trabajar mediante videollamdas con gente que está en otro país, componer así, hacer arreglos, colaboraciones, como esta que tengo con una chica en Argentina, y todas las posibilidades hace unos años no las hubiéramos imaginado, y de eso también aprendí bastante y aunque también implica retos trabajar así, se puede hacer y es maravilloso el resultado.

Ana Verá

Ustedes como mujeres artistas, ¿cómo ven el campo de acción y las oportunidades para las mujeres en las diferentes áreas que tiene la industria musical? ¿Es cuestión de visibilizar más las propuestas y perfiles o se trata de algo más?

Ana Verá: A mi lo que más me llama la atención con este tema, no es esta onda de la cuestión de la visibilidad, de si hay o no, sino más bien de si existe de verdad oportunidad y campo de acción para las mujeres. Porque en un staff dentro de la industria, no sólo está la cantante, que si bien, es el centro, más no significa que sea el todo, entonces ¿Dónde están las mujeres ingenieras que pueden hacer mezclas, las  productoras, ingenieras de sonido para sala, para la música en vivo o las managers? y no es que no existan tampoco; pero se les da muy poco espacio y oportunidades laborales y no porque yo quiera tener un equipo exclusivamente de puras mujeres, pero me llama la atención que no hay.

Hela San: Sí claro, yo estoy en total acuerdo con lo que dice Ana, porque no es sólo cuestión de que haya más proyectos musicales femeninos, sino de mover el reflector y cuestionar justamente porque no hay más oportunidades, porque si bien, hay mujeres en puestos así, cierto es también que es una industria acaparada por hombres y no es que las mujeres no se interesen por trabajar en estas áreas, sino que realmente es muy difícil ser respetada y valorada en los ámbitos más técnicos sobre todo. Y que no se trata sólo de reconocer la sensibilidad artística, que es la más obvia, sino que muchas veces estas mujeres líderes de proyectos artísticos le dan chamba a otro grupo de gente y son las que mantienen la motivación y eso también es muy importante tenerlo presente.

¿Con qué planes cierran este año y qué sigue para el 2022?

Ana Verá: Yo después del 20 de noviembre en la presentación de Espacio Alternativo, sale una canción con su video, es un sueño hecho realidad, la canción se llama Pluma, después está un concierto en C3 Stage el 02 de diciembre, ahí le abrimos a una banda que se llama Clubz y este concierto tiene la iniciativa, al igual que Espacio Alternativo para activar espacios y conciertos de bandas locales en espacios súper dignos, chidos, adecuados y accesibles al público. Después, el 11 de diciembre tocamos en Chapala, en un festival que se llama Mítica, organizado por Ceiba Studio, que es mi familia productora. Son los que me han hecho caminar con el proyecto, me han ayudado en todo y ahí vamos a estar. El siguiente año seguiré con lanzamientos también.

Hela San: En cuanto a mis planes, ya estoy pensando en el próximo disco, sé que puede sonar a una locura pero ya siento la necesidad de crear otra cosa. Antes de que acabe el año, tendremos un concierto el 30 de noviembre en Ajijic, con ese cerramos el año, regresamos a casa Domenech, es un espacio súper bonito, es una segunda casa para mi y para el 2022 mi meta es cerrar algunas colaboraciones que estamos planteando con Venas Rotas Discos, que está fungiendo como mi sello de la Cd. De México, con quienes eh estado colaborando y siguen los planes para hermanar proyectos con gente de otros países y de México también y pues ir a tocar a la Cd. De México, es algo que trato de hacer seguido, allá está la mitad de mi corazón. De igual manera aprovecharé este cierre de año para seguir componiendo para el nuevo material.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here