Fuente: http://www.sensacine.com/noticias/cine/noticia-18560139/

Darren Aronofsky lo hizo de nuevo. Una vez más ha provocado en el espectador un sinnúmero de sentimientos negativos con su reciente película: enfado, zozobra, ansiedad, estrés, hastío, cansancio, aburrimiento y expectación. Mother, su octava entrega como director y recién estrenada en México el pasado 22 de septiembre, hará que más de alguno se salga de la sala, o, sin llegar a los extremos, lo hará pensar que ha malgastado su dinero.

La película tiene en los roles principales a Jennifer Lawrenece y a Javier Bardem, secundados por el veterano Ed Harris y una bella y madura Michelle Pfeiffer, quién regresa al cine tras un receso de 4 años.

En un principio la película nos hace pensar que trata sobre la historia de un exitoso escritor (Bardem) que se muda a una enigmática casa de campo junto a su joven pareja (Lawrence), en busca de tranquilidad y, en especial, de inspiración para poder escribir y crear su siguiente obra, para así poder seguir conservando su estatus de exitoso poeta y escritor.

Fuente: http://laprensa.peru.com/espectaculos/noticia-mother-nuevo-trailer-pelicula-terror-jennifer-lawrence-javier-bardem-74162

De pronto, un misterioso matrimonio (Harris y Pfeiffer) irrumpe en la vida cotidiana de la pareja, logrando con esto perturbar la aparente tranquilidad en la que viven Él y Ella, desencadenando así unos escenarios burdos y a veces ridículos, que llevan a Jennifer Lawrence al extremo de su capacidad histriónico actoral, algunas rayando en la ridiculez, y varias secuencias sinsentido e irracionales que provocarán confusión al espectador.

Al principio, la cinta nos muestra los principales ingredientes clásicos de una película de misterio y suspenso, personajes no definidos, secuencias acompañados de música y sonidos incesantes y una casa con sótano, oscuros cuartos, escaleras, un piso de madera que rechina a la mínima pisada, y una posible esquizofrénica y perturbada mujer que poco a poco nos hace creer que está enloqueciendo. Pero con el paso de las escenas, nos damos cuenta de que la película pretende crear un ambiente surreal y abstracto, con una elevada carga de analogías y metáforas religiosas y políticas que buscan el resarcimiento moral del espectador, pero que su resultado final será confusión.

Podemos pensar la película como una metáfora sobre la creación, donde el personaje principal es el Dios creador, mientras la protagonista juega el rol de la vida en sí, incansable, renaciendo una y otra vez. Asimismo, las alusiones teogónicas pueden llevarnos a referencias más concretas, como lo son el mito de Dionisio, quien es muerto y desmembrado, o al propio Jesucristo y el ritual cristiano, donde el comer de su sangre y de su cuerpo se representa de manera literal en la trama.

Fuente: https://www.cinemascomics.com/darren-aronofsky-malas-criticas-madre/

La madre de ese hijo desmembrado es presentada como aquella a quien la historia ha sometido, golpeado y agredido constantemente; mientras el padre es quien vigila, dispone y propone perdonar, mostrar y dar a su hijo bien amado ante quienes lo esperan para adorarlo. Algunas de las imágenes que promocionan la película remiten directamente al arte judeocristiano en su representación de la Madre de Jesús.

Por cierto, hay voces feministas que ya se han pronunciado a través de redes sociales en contra de la película, de manera particular por la imagen utilizada en uno de los carteles promocionales. Dicha imagen surge de la escena donde la protagonista es pisoteada y golpeada brutalmente.

Así pues, el criticado director de esta película, nacido en un seno familiar judío, vuelve a plasmar el giño judeo-crisitiano, en analogías al nacimiento de Jesús, a la comunión, al perdón de los pecados y a la difícil resignación de la muerte, pero también intenta mostrar metáforas de los diferentes problemas sociales en la actualidad, la migración y el maltrato al medio ambiente. También hace referencia a las relaciones interpersonales, en especial a las parejas que deciden no tener hijos y la insistencia de algunos sectores de la sociedad por increpar tal decisión.

Darren Aronfosky, también nos presenta un duelo actoral interesante en las figuras de Jennifer Lawrence y de Michelle Pfeiffer, plasmando un binomio de belleza femenina –pasado y presente–  en estas dos actrices, rubias, bellas y talentosas, recordando que esto ya lo había hecho en la película del Cisne Negro (2010) con Natalie Portman y Winona Ryder, de similares características.

En suma, si usted es de los que va al cine para distraerse o para pasar un buen rato es mejor decidirse por otra película, de lo contrario, al final no evitará decir que es un churro palomero. Si, por otro lado, es dado a largometrajes cargados de metáforas y referencias culturales, Mother le dará suficiente material para descifrar. 

Fuente: http://www.indiewire.com/2017/08/mother-posters-teaser-secrets-darren-aronofsky-jennifer-lawrence-javier-bardem-1201863458/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here